Las “maquinitas” de tu infancia

Acaba de pasar la Navidad… pero, ¿recuerdas aquella de hace ya varias décadas en la que te levantaste y encontrarse que los Reyes o quizá Papá Noel te habían traído un antiguo videojuego que funcionaba con pilas de “botón”? ¡Siéntate y viaja con nosotros a aquellas tardes jugando con “maquinitas”!

Aunque “Game & Watch” fue una línea de videojuegos creada por Nintento, y por tanto ese término se reduce a las 59 “maquinitas” que la compañía japonesa lanzó de 1980 a 1991, hoy día no es infrecuente ver a mucha gente usar ese nombre para llamar a cualquier juego electrónico de esa época, si bien el término más correcto a usar sea el de “handheld”, una categoría de ocio electrónico que llega hasta las actuales PSVita o Nintendo 3DS.

Las llamemos como las llamemos (a nosotros nos encanta el término “maquinitas”), estos juegos empezaron a aparecer a mediados de los años 70, diferenciándose de las primitivas videoconsolas que se conectaban al televisor. Como la mayoría recordaréis, se trataban de juegos basados en imágenes fijas que iban moviéndose por la diminuta pantalla (o pantallas, ya que algunos de los sistemas popularizaron el sistema de doble pantalla que hace unos años heredaría la Nintendo DS) y que por ser tan cortos en su desarrollo, normalmente se trataban de partidas cíclicas en las que el reto era hacer el mayor número de puntos. La primera “maquinita” como tal fue lanzada en el año 1976 por la juguetera Mattel, quienes comenzaron la producción en serie de un buen número de estos sistemas, tan pequeños como una calculadora de bolsillo, y lanzaron Auto-Race, el primero de esos juegos.

El éxito de Mattel fue tal que otras compañías de juguetes desarrollaron sus propios sistemas, introduciendo avances como el joystick o creando sistemas como el Microvision, el primero que tenía “cartuchos” intercambiables y el primer sistema doméstico que lanzaba un videojuego basado en un producto audiovisual (‘Star Trek’). Sin embargo, la revolución no llegaría hasta 1980 cuando el gigante Nintendo lanzara su línea “Game & Watch”, la cual había tenido su génesis cuando un diseñador de la compañía había coincidido en un tren con un hombre que aporreaba una calculadora para matar el tiempo.

Como te decíamos, Nintendo lanzó un total de 59 juegos para la consola de los cuales el más famoso fue Donkey Kong -cuyo “pad” heredaron otros modelos como The Legend of Zelda- y en los que aparecieron algunos personajes famosos de la compañía.

Nintendo llegó a perpetuar la colección en una saga de relojes que incluían los videojuegos, demostrando la lucha por la miniaturización de la época, pero para finales de los 80 el fenómeno empezaba a acercarse a su final al tener que rivalizar con sistemas de videojuegos más avanzados como “GameBoy”.

Pese a todo, muchas marcas apostaron por seguir lanzando juegos cuyo mayor reclamo eran o versiones caseras de populares recreativas o juegos de consolas, o sistemas basados en películas de éxito. De todos los fabricantes, los más populares -aunque no existen cifras de ventas- llegaron a ser Acclaim, con su línea basada en películas como Terminator 2 o series como Los Simpsons -de los que lanzaron tres juegos- y Konami, otro gran titán japonés que llegaría a fabricar unas “maquinitas” con un curioso diseño alargado que pudieron verse en muchos patios de colegio de España.

El intento de Konami, junto con los relojes de Nintendo quizá fueron los últimos grandes hallazgos de una industria que tuvo que mutar en las GameBoy o GameGear y que a día de hoy ha evolucionado hasta muchas de las consolas portátiles que se han vendido estas Navidades. Sin embargo, para el recuerdo de muchas generaciones, aquellos antidiluvianos fueron el primer videojuego que los Reyes les dejaron una Navidad debajo del árbol. ¡Felices juegos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *