La asombrosa velocidad de la Edad Atari

Hoy se cumplen 11 años del lanzamiento de Xbox en Estados Unidos, una consola que revolucionó gran parte del mercado del videojuego. Para celebrar esta efeméride te vamos a invitar a viajar en el tiempo hasta una época en la que el ocio electrónico, aunque no estaba tan desarrollado en gráficos ni velocidad, era igual de divertido. Con vosotros, la Edad Atari

En 1972, dos visionarios llamados Nolan Bushnell y Ted Dabney crearon una compañía pionera en el campo del entretenimiento electrónico, lanzando PONG, ese divertido juego de “tenis” en el que dos raquetas rebotan una pelota. Tras diferentes nombres e ideas, decidieron llamar ATARI a su empresa según un vocablo japonés sacado del juego de mesa Go, en el que la voz nipona designa al grupo de fichas que están a punto de ser capturadas.

En 1977, el fabricante, que ya formaba parte del conglomerado de Warner, lanzó la videoconsola Atari VCS, que con el tiempo sería rebautizada como Atari 2600. Su aterrizaje en el mercado revolucionó el entretenimiento en los hogares norteamericanos, imponiéndose a la competencia y convirtiendo a Atari en la compañía de mayor crecimiento en la historia de los Estados Unidos.

 

Puesto que la capacidad gráfica del sistema era muy limitada (su rival, fabricado por la juguetera Mattel era un poco mejor, sin llegar a ninguna espectacularidad), muchos de sus juegos apostaban por la velocidad como tal, por retar al jugador en ser capaz de realizar una misión antes de que se agotara el tiempo o simplemente, por superar en velocidad a los rivales controlados por otro jugador o por la propia consola.

De esta forma, fueron surgiendo juegos como Private Eye, donde un detective debía capturar a un ladrón antes de que se le acabara el tiempo y en el que los modos de dificultad hacían más largo el recorrido que el agente debía completar antes de que se agotara el plazo fijado por el cronómetro. De un estilo diferente, aunque también teniendo en cuenta la velocidad era un clásico como Frogger… ¿Recuerdas aquel juego de la rana que debía cruzar la carretera y atravesar el río?, seguro que aunque no fuera en la 2600, llegaste a desesperarte con el anfibio y la velocidad a la que debías hacer alguno de sus movimientos. Incluso en Kaboom!, uno de los diez juegos más vendidos de la historia del sistema, teníamos que tener muy en cuenta la velocidad, ya que debíamos darnos toda la prisa del mundo para recoger las bombas que un terrorista estaba lanzando. Como curiosidad, recordar que la puntuación máxima que podía alcanzarse era de 999.999 puntos, a partir de la cual el sistema dejaba de contabilizar y a la que solo podía llegarse tras ¡más de dos horas y tres cuartos jugando!

Sin embargo, de toda esta hornada de juegos con el tiempo como mayor enemigo, el rey sería Pitfall, considerado por muchos como la cumbre de la programación para el prehistórico sistema de juegos y en el que el jugador se ponía en la piel de un aventurero que sorteaba los peligros de la jungla a fin de recuperar 32 tesoros en un plazo de 20 minutos. El juego tuvo tanto éxito que hizo que se lanzara una secuela (Pitfall II: Lost Caverns) en 1984 y se creó una franquicia cuyos juegos se han perpetuado hasta sistemas tan actuales como la Xbox que hoy nos ha traído hasta aquí.

 

Ahora, antes de despedirnos para que le cantes el “cumpleaños feliz” a tu moderna consola, te recomendamos dar una vuelta por Atari Age, una página en la que puedes bucear en los recuerdos de aquella vieja máquina e incluso descubrir los juegos que sus aficionados siguen haciendo para ella. ¡Felices partidas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *