Arqueologia gamer : los pioneros en juegos de carreras

Has adelantado coches en los circuitos más difíciles del mundo, corrido en moto en ciudades enteras e incluso, protagonizado vertiginosas escapadas de la policía. ¿Quieres recordarlas con nosotros?
Corría (nunca mejor dicho) el lejano 1974 cuando la japonesa Taito lanzó una recreativa de carreras llamada Speed Race y cuyo diseñador fue el mismo que el del legendario Space Invaders. Speed Race incorporaba un volante y un acelerador situado en la parte baja del mueble, permitiendo que los jugadores del momento pudieran tener la ilusión de estar al frente de un verdadero coche de carreras. Al llegar a occidente, el juego cambió su nombre a Wheels, originando una serie de copias, entre las que destacó el Gran Trak de Atari y muy especialmente, Moto-Cross, una máquina de SEGA en la que se realizaban campeonatos de moto. Moto-Cross tuvo una versión muy curiosa llamada Fonz, y que no era otra cosa que un intento de aprovechar la fama de la teleserie Happy Days, en la que uno de sus protagonistas era un motero llamado Fonzie.

En mitad de otros tantos juegos que irían apareciendo (cómo olvidar Night Driver y su pionera perspectiva en primera persona), Sega siguió apostando por las carreras lanzando Hang-On (una saga que continuaría a lo largo de su historia con versiones para todo tipo de videoconsolas) y Monaco GP, que también prorrogaría su fama en las futuras consolas de 8 y 16 bits.
En la década siguiente, ya en 1982, llegaría otro de los grandes clásicos de la historia, Pole Position. Fabricado por Namco, esta recreativa daba un salto en la realidad al incorporar un circuito real (el circuito de Fuji, en Japón) y todo el sistema de “cualificaciones” que podía verse en las carreras profesionales. Su éxito sería seguido por Pole Position II al año siguiente y tras él, un incontable número de fabricantes se dieron cuenta del valor añadido que suponía que estos juegos se basaran en los trazados originales que podían verse por televisión.
Anteriormente a estos dos últimos lanzamientos se habían hecho algunas pruebas con juegos que proyectaban metraje rodado en 16mm. y con el que el jugador interactuaba al mover el volante de control. Esta idea cuajaría a mediados de los 80 con el lanzamiento del LaserDisc en oriente, gracias al que las carreras interactivas se adueñarían de los salones de juego con títulos como Laser Grand Prix. Esta carrera por imitar la realidad siguió teniendo lugar hasta que en 1986, Sega metió un nuevo volantazo a la historia creando Out Run, un simpático juego de carreras en el que se apostaba por la animación en sus impresionantes gráficos y cuyo gran atractivo era que el jugador podía elegir el recorrido. Su fama fue tal que pronto saltó a los sistemas caseros de entretenimiento que se estaban imponiendo, llegando a comercializarse una versión para Master System compatible con las gafas 3D que ese sistema tenía como periférico.


Pero ni siquiera Out Run pudo escapar del intento de reproducir la sensación de correr en la realidad y a sus secuelas se le añadieron escenarios más o menos reales, pero siempre anclados en ciudades famosas. Por su lado, la simulación siguió creciendo con juegos como WEC Le Mans, los españoles Paris-Dakar (hecho sin licencia de la competición) y Aspar GP Master o Indianápolis 500, todos ellos programas que prepararon la llegada de Formula One Grand Prix, un simulador de F1 realizado por los especialistas en el género MicroPose y que reproducía la sensación de disputar un mundial de la competición. Además, el juego incorporaba una característica que acabó por auparle a los primeros puestos de ventas en Amiga y PC: Poder editar las características de pilotos y equipos.
Después de Formula One Grand Prix, los siguientes hitos en juegos de conducción fueron Super Mario Kart y otra apuesta de SEGA, Virtua Racing, un juego poligonal que permitía varias recreativas conectadas y que incluso fue portado al desaparecido ZX Spectrum en sus últimos instantes de vida. La misma compañía regresaría a la carga con Daytona USA y SEGA Rally Championship, dos juegos que antecedieron la llegada de Gran Turismo, una saga cuyo linaje dura hasta nuestros días y que ha pasado a ser una de las franquicias de automovilismo más vendidas de la historia de los videojuegos.

 

Mención aparte merecería la otra gran saga del momento, Need for Speed, un juego que salió a la venta en PlayStation y las desaparecidas 3DO y Saturn (además de en PC) y que dio origen a multitud de secuelas, la última aparecida en 2012. Su fama ha sido tal que ya se habla de una adaptación al cine.
¿Qué otros juegos de carreras te han marcado a lo largo de tu vida?

Jugando a gran velocidad en cualquier parte con tu smartphone

Hasta hace poco, pensar en jugar con un teléfono móvil era algo que no podía ir más allá de desplazar a una serpiente monocolor que iba comiéndose cuadraditos. En cuestión de años hemos saltado de matar el tiempo gracias a ese pasatiempo a juegos que, rivalizando con las consolas, ponen nuestros reflejos a prueba una y otra vez.

Hoy te traemos una selección de juegos para que disfrutes con tu Smartphone, pero, eso sí… no podrás ni parpadear, porque en estos juegos la velocidad es lo más importante ¿Te atreves a probarlos?

Con la saga Asphalt, los franceses de Gameloft han creado la serie de videojuegos de carreras más reconocible de los terminales móviles. Su última entrega, Asphalt 7: Heat (Android, iOS) te permite conducir un total de 60 coches distintos, incluyendo vehículos de marcas tan cotizadas como Ferrari o Audi. Además podrás hacerte a los mandos del célebre DeLorean que se popularizó gracias a “Regreso al futuro” y con el que recorrerás las 15 ciudades del mundo a cuyo asfalto le sacarás fuego en los momentos más aburridos del día.

Haciéndole la competencia a esta saga tenemos la franquicia Need for Speed, un clásico de las consolas que en el reino de los Smartphones disfrutarás en encarnaciones como SHIFT o HOT PURSUIT y con las que pulverizarás cualquier récord de velocidad.

 

Si las carreras de coches no son lo tuyo pero aún así quieres experimentar toda la velocidad del mundo en la palma de tu mano, nada mejor que recomendarte que recurras a un clásico. Sonic CD fue lanzado en el ya lejano 1993, pero desde entonces muchos siguen considerándolo el mejor y más frenético juego del erizo azul. En Android y las plataformas iOS experimentarás este despliegue acompañado por Tails, el inseparable amigo de Sonic, y si después de jugar con ambos animales te quedas con ganas de más, siempre podrás probar los episodios del nuevo Sonic 4, la aventura más reciente del puercoespín japonés.

Y combinando la frenética velocidad de Sonic con los circuitos de los juegos de carreras, no puedes dejar de probar Snail Mail, un simpático y alocado juego protagonizado por un caracol que pronto se revelará como la máquina de correr que te sacará de quicio. El juego está disponible en la plataforma Android y en dispositivos iOS. ¡Ya verás como cuando termines de jugar necesitas parar a repostar!

No estaban abandonados… ¡Los juegos retro vuelven a tu Smartphone!

¿Quieres utilizar tu Smartphone para disfrutar de juegos que tenías olvidados? ¿Volver a jugar a Golden Axe tantos años después? ¿Disfrutar de Super Mario en tu flamante Android? Entonces, prepárate porque estás leyendo el post adecuado.

Si eras un incondicional de SEGA, te gustará saber que el Store de tu Android tiene guardado para ti Gen Pro, AndroGens, md emu y DroidGen, cuatro completos emuladores con los que podrás cargar los juegos de MegaDrive en tu tarjeta y recuperarlos, jugando interminables partidas desde el Smartphone. Pero si esto de los emuladores no es lo tuyo y quieres evitarte el proceso de cargar los ficheros, no te preocupes porque siempre podrás jugar al inolvidable Sonic CD, tal y como fue concebido para el sistema de CD-Rom de la consola.

Y si además de recuperar los juegos de MegaDrive, quieres descubrir cómo es jugar a los de Master System en tu teléfono, entonces, descarga GENPlusDroid, un emulador de ambos sistemas con el que jugarás tanto al sistema de 16 como al de 8bits.

Si por el contrario, lo tuyo era Nintendo, la compañía de Super Mario, entonces tiene un amplio surtido de programas para emular los sistemas antiguos de la compañía. Desde NesDroid y Mojo NES, dos estupendos programas que ejecutan los juegos de la vieja NES a SuperGNES o Snes9x EX+, con los que recuperarás al mítico “Cerebro de la bestia”. Pero ¿y la GameBoy? La pequeña monocolor puede emularse perfectamente desde tu móvil de última generación y si quieres probarlo, nada mejor que descargar Retro Game Boy and Advance con el que también podrás recuperar los juegos de Game Boy Advance.

El avance en cuestiones emulación es tal que incluso tu Android es capaz de emular una Nintendo64gracias a MegaN64 o ProN64 ¿verdad que te encantaría utilizarlos para volver a jugar al Mario64?

 

Además de programas para reproducir la diversión de otros sistemas, como es el caso de PCE.emu o NEO.EMU, puedes acceder a una completa librería de juegos con sabor antiguo, como por ejemplo Hugo Retro Manía, el regreso del troll que se hizo famoso en las primeras experiencias de televisión interactiva en España; Yilandroid 2, una revisión del juego de la serpiente que no podía faltar en ningún móvil hace años o Lep’s World, una aventura creada a imagen y semejanza de Super Mario.

¡Querrás jugar a todos!

Aplicaciones que traen de vuelta videojuegos clásicos

La nostalgia por los tiempos de juventud es una tendencia que no solo se puede apreciar en la moda “vintage”. El ámbito de la tecnología también está permeado por esta devoción hacia las cosas que nos traen de vuelta los buenos momentos vividos durante la niñez, especialmente si se trata de aquellos juegos de video que hicieron historia durante la década de los ‘80 e inicios de la de los ‘90.

Desde hace un tiempo algunas empresas han estado desarrollando aplicaciones que traen de vuelta la magia de los antiguos videojuegos. De esta manera, cualquier persona que haya sobrepasado los 30 años y que sea dueño de un iPhone o de un iPad, podrá volver a disfrutar de ellos en cualquier momento y lugar.

Elite System se puso manos a la obra y lanzó hace unas semanas a través de App Store un nuevo producto: Sinclair ZX Spectrum 100 Greatest Hits, una especie de “remake” concebido como regalo para todos aquellos que dejaron atrás su adolescencia en los tiempos en que compañías como Amstrad y Spectrum dominaban el mercado.

Esta aplicación contiene los mejores 100 juegos de aquella época, entre los que se cuentan Manic Miner, Jet Set Willy, Chuckie Egg y Supremacy 1914. Para obtener el paquete completo hay que pagar algo más de 10 euros. Si, por el contrario, se desea comprarlos por parte, hay que desembolsar 1,59 euros por cada pack.

Otra aplicación disponible en la App Store que resucita el espíritu de los videojuegos de aquellos años, nos trae de vuelta un verdadero clásico bajo un nombre remozado: Simon HD Original, en referencia a aquel aparato con cuatro luces de colores que realizaba secuencias sonoras que el usuario debía repetir. Se halla disponible sólo para iPad y su precio es de 0,79 euros.

Además, LucasArts se une a esta marea de nostalgia a través del lanzamiento de The Secret Monkey Island, otro juego histórico que podrán disfrutar todos los usuarios de iPad. Como principales novedades se puede mencionar su interfaz mejorada, la banda sonora remasterizada y su capacidad para pasar con un simple clic a la versión original. Ya está disponible en la tienda de Apple por sólo 3,99 euros.

Vale la pena tener de vuelta las cosas buenas del pasado.